REBECOS en la nieve


Apenas podíamos ver a varios palmos de nosotros debido a la espesa niebla que circundaba la cumbre de la peña Ten, una mole blanca de algo más de 2100 metros, cual faro que protege la cercana sierra de Mampodres. Por encima de la bruma, aparecía la fantasmal cima de la Polinosa. Estábamos contemplándola absortos cuando una gigantesca sombra sobre nuestras cabezas nos devolvió al presente. Se trataba de una portentosa águila real, posiblemente un macho joven. No nos había visto, pero no se podía decir lo mismo de la veintena de rebecos que pastaban a escasos cien metros de nosotros.

El águila escudriñó el grupo con atención, quizás buscando algún ejemplar joven o herido, y después de haber realizado un par de sondeos a baja altura, el Aquila chrysaetos atacó al grupo. Probablemente sólo se trataba de un lance para incordiar o un mero juego, pero la tranquilidad de los rebecos se había visto turbada y se precipitaron ladera abajo en busca de la seguridad del bosque.


1 comentario:

  1. Preciosas fotos de los rebecos y buen blog. Buenos conocimientos de las especies de aves y aporte personal de tus avistamientos. Gracias y un saludo, también por compartirlo conmigo.

    ResponderEliminar